A los Colegios de la Arquidiócesis.

Muy queridos Rectores, Personal Directivo, Administrativo y Financiero.

Muy apreciados Docentes y personal de Servicios Generales y Oficios Varios.

Queridos Padres de Familia y queridos estudiantes.

 

Reciban mi saludo cariñoso y mis mejores deseos para que en sus hogares y en cada uno de los Colegios de la Arquidiócesis de Manizales este Año 2020 sea de mucha Paz y sus corazones y su vida estén llenos de Fe y de Esperanza en Dios.

 

Quiero agradecerles nuevamente que ustedes confíen en la Arquidiócesis de Manizales para participar en la Educación y en la Orientación de sus Vidas por los mejores caminos de un ser humano.

Al enviarles este mensaje final de mi parte, como Arzobispo de Manizales, quiero dejar en su corazón y en sus vidas una máxima que, desde la antigüedad, fue expresada en la filosofía occidental. Ella dice:

La Virtud está en el medio

 (“Virtus in Medium”)

 

Lo cual significa que lo noble, lo bueno, lo equilibrado, lo humanamente integral, lo más sano en nuestra vida, es aquello que no se enclava en los extremos.  Así como la “Virtud” está en el medio; también, podemos decir, que los “Vicios” están en los extremos.

 

Mi deseo es que la educación, de la cual somos responsables todos nosotros: padres de familia, estudiantes, docentes, directivos, administradores y todo el equipo de servicios generales.  Que todos nosotros brindemos una educación que conduzca al equilibrio, a las sanas decisiones, tras la búsqueda del Bien Común, a pensar en el desarrollo, en la justicia y en la paz duradera y estable de nuestro país.

 

Recordemos que lo que sembremos en los niños y en los jóvenes, eso será lo que ellos mismos, nosotros y otras personas que no están en nuestra mente ni conocemos, podamos recoger más tarde.  El futuro no se construye esperando que llegue sino que se forja desde el presente.  El futuro es “ya”. 

Sigamos muy unidos y no permitamos que nada ni nadie esté en contra de la “Unidad”.  El Señor Jesús nos invita insistentemente a la unidad y nos envía con esta meta: “Que todos sean Uno”.

 

Que el Señor les bendiga a todos y que estos Proyectos Educativos de la Arquidiócesis sigan siendo líderes en la ciudad, en la región, en el país y en el mundo entero.

Les invito a que vivamos unidos en la oración.

 

Abrazos y Bendiciones.

 

Gonzalo Restrepo Restrepo

Arzobispo de Manizales